Durante Black Friday season , envíos se realizaran de 2 a 3 días.

¿Cómo hacerme amiga del cambio? – 5 fases para entender cómo hacerlo

septiembre 24, 2021

El cambio, que para muchas nada más mencionar la palabra es así como ¡no! Justamente vamos a hablar de eso o quiero compartirles sobre eso porque he estado dándole vueltas y vueltas y vueltas a esto en la cabeza (como todos los episodios) y como que me puse a leer y a internalizar y a evaluar todos esos momentos de mi vida donde también he pasado por cambios importantes.

Y empecé buscar patrones para tener herramientas tangibles, para aprender hacernos amigos del cambio y para lidiar con el. Porque siento que mientras más nos hagamos a la idea o mientras más amigos nos hagamos del cambio creo que más rápido vamos a poder crecer, creo que más rápido vamos a poder avanzar y no solamente la rapidez sino hacerlo desde la profundidad y desde la fluidez que implica abrazar esos cambios o accionar durante esos cambios.

Entonces, salió algo súper chévere que hoy quiero compartirles. La verdad que el cambio es una realidad de la cual ninguna de nosotras se ha salvado. Hemos cambiado en algún momento de nuestras vidas, hemos pasado por una transición, cambios, pero honestamente yo creo que nada como esto que estamos viviendo en este momento. Una pandemia mundial, una cuarentena, tenemos 43 días en nuestras casas viviendo un montón de cosas. Creo que es un cambio enorme.

Y no sé si para ustedes pero para mi,  ha significado una metamorfosis de cuarentena, es como la llamé. Lo cierto es que en cada uno de esos cambios o de esas transiciones que hemos tenido en nuestras vidas (como les dije ninguna nos hemos salvado), hemos tenido cambios de identidad y por eso la llamo metamorfosis.

Hemos cambiado nuestra identidad de alguna u otra manera, algunos más sutilmente otros mucho más fuertes. Por ejemplo, cuando cambiamos de bebé a niños, cuando cambiamos  a adolescentes, nuestra adolescencia famosa (creo que eso es fuerte también) pero no me recuerdo tanto; son memorias y bien reconocidas esas etapas de cambio y de identidad. Pero creo que incluso después que nos hacemos  adultos, nuestra identidad no es algo fijo.

Estamos cambiando constantemente, estamos siempre evolucionando por ejemplo cuando nos casamos, cuando cambiamos de carrera, cambios de trabajo, pero para mí (cuando estuve analizando todo esto), para mí, creo que uno de las más fuertes y por lo menos la que recuerdo más vívidamente, ha sido la maternidad. El cambio de identidad y de transformación que significó para mí ser mamá y la segunda por supuesto emigrar.

El hecho de mudarme, de vivir en teres países en cinco años, definitivamente sentí un gran cambio y sobre todo en esa identidad que yo tenía que estaba ligada a las cosas que venía haciendo en ese momento. Definitivamente, los cambios me hicieron replantearme y sin duda, sin dudad, de cada una de esas etapas salió una nueva yo, una Karina más evolucionada, una mujer distinta, completamente distinta.

Y cuando les hablo de identidad, de ese cambio de identidad ¿Qué es nuestra identidad? Nuestra identidad es simplemente eso que hacemos repetidamente. Esas acciones, esos hábitos, eso que hacemos todos los días que definitivamente asociamos a nosotros mismos. Nos atamos a esas acciones y eso lo convertimos en lo que somos. Esa persona que creemos que somos consciente o inconscientemente

Como actuamos hoy es simplemente un reflejo de esa identidad que tenemos hoy es bien parecido y se puede comparar con la sombra, con nuestra sombra, cambia de forma, de tamaño, evoluciona  sigue siendo nuestra pero está en constante formación. Le vamos dando forma con cada uno de esos cambios

Y sin duda, sin duda, estamos claros que el cambio es difícil. Creo que eso ya lo saben. Eso no es nada nuevo. Unos cambios son más sutiles, otros son muchos más radicales. Pero si nos vamos específicamente a lo que nos está pasando hoy en día, definitivamente, por lo menos a mí me ha llevado a la autoevaluación y a mucha, mucha reflexión.

Siento que no podemos tomar el asiento del conductor de nuestras vidas si de alguna manera no estamos claro de quiénes somos y ¿qué pasó ahora? ¿qué fue lo que sucedió ahora? Y lo conversaba con amigas, como saben cada episodio de este podcast salen de conversaciones profundas con mis amigas y con mi familia.

Y lo que decíamos al principio, ¿por qué nos costó tanto, tal vez, adaptarnos a estos nuevos cambios? la cuarentena, estar encerrados en la casa. Mas allá de lo difícil y retador que pueda ser esto, es que nuestra identidad se vio movida completamente. Es decir, esas acciones que hacíamos todos lo días que estaban atadas a esa forma que somos nosotros, se cayeron de la noche a la mañana; todas, prácticamente todas, de la noche a la mañana.

Si salíamos a hacer ejercicio, dejamos de hacer ejercicio, a la calle, a correr, por ejemplo. Si llevabas todos los días a tus hijos, tenías la rutina de llevarlos a las clases, etc. Si ibas a trabajar a la oficina todos los días. Eso cambió. Un montón de cosas que estaban asociadas a nuestra identidad, cambiaron. Entonces, si nosotras atamos nuestra identidad, por ejemplo, al trabajo, al eso cambiar como que todo se muere, todo se muere.

Y cualquiera de estas transiciones o  cambios,  que en este caso específico pasaron todos al mismo tiempo, es suficientemente importante como replantear nuestra identidad y eso es emocionalmente estresante y para mí, que es por que les estoy compartiendo esto, para mí, la mejor manera de fluir y superar esos obstáculos es que realmente comprendamos el proceso que estamos pasando y como siempre les digo, es un tema de claridad.

Yo estoy viendo lo que me esta pasando y cuando yo identifico lo que mesta pasando es que yo puedo mas fácilmente generar las acciones que me van a  ayudar a salir adelante y que me van a ayudar a fluir y eso es precisamente lo que quiero compartirles hoy, pero primero quiero esta pregunta que  también me dejó pensando así que wow. ¿Necesitamos de una crisis para crecer? En verdad, ¿necesitamos pasar por una crisis para crecer? O la pregunta es esta ¿las crisis son consecuencia de nuestra habilidad de crecer por decisión propia? Ta tammmm.

Las crisis vienen como consecuencia de algo que no queremos cambiar y simplemente ¡tim! Aparece la crisis para que nos fuerce a cambiar o simplemente es algo que necesitamos. Esa pregunta se las dejo para que la piensen. Yo particularmente si creo que esas cosas que nosotros no somos capaces de cambiar y que ignoramos y que dejamos a un lado, la vida siempre nos va a mostrar esos cambios que necesitamos hacer. Así le demos y le extendamos y le damos largas todo lo que quieras, al final la vida siempre te va a mostrar ese camino o esos cambios que tienes que hacer. De una manera u otra, muchas veces súper radicalmente, otra veces más sutil pero yo soy de las que creo eso.

Entonces, eso de verdad a mi me encanta. Me fascina el tema de como nosotros, una de las habilidades que diferencia al ser humano del resto de los animales es precisamente so, esa capacidad de adaptarnos y de llevar el cambio. Con todo esto, empecé a leer y a registrar patrones y sobretodo en mi propia experiencia para identificar cuales fueron esos pasos o esas etapas por las que pasé  y como darle forma. Y eso es lo que viene a continuación.

Quiero compartirles las 5 fases del cambio.  Lo que para mí, son las 5 fases del cambio. Y esto lo compartí con varias personas  y coincidimos muchísimo en todo esto y  creo que es una herramienta muy, muy valiosa. No solamente para hacer ahora, que estamos obviamente pasando por un cambio importante en nuestras vidas, un cambio de identidad. Pero también para el resto de los cambios, cuando estamos lidiando no solamente con la decisión de cambiar sino cuando estamos atravesando ese cambio en pleno, así que, aquí vamos.

La primera fase es la transición. Para mí, esta de la transición,  es sin duda la más difícil o la más aterradora de todas las fases, especialmente cuando es algo que no esperamos. Como esto, nunca en la mente de ninguno nosotros que teníamos metas y todas las cosas para el 2020, todos los planes, viajes, todo, nadie tenía esto en la cabeza y es el momento donde nosotros nos quedamos temporalmente sin forma o estamos en esa parte de transición de nuestra identidad.

Porque ya se fue y si lo llevamos al ejemplo de la cuarentena, ya se acabó el trabajo, las rutinas, el día a día, lo que yo hacia, y estoy como en ese abismo de soltar la vieja identidad e irme a la nueva identidad. Y muchas veces en esta etapa entra lo que es la negación. Simplemente, minimizar lo que está sucediendo como esas personas que decían: “ah no, no pasa nada. La siguiente semana toda va a estar en orden.” Es parte de esta etapa de transición, el negar lo que está sucediendo y aferrarse como a esa identidad y no querer soltarla.

En esta etapa de transición podemos sentir que literal, el mundo se está cayendo. Estamos perdiendo todo a pedazos. Todo lo que era seguro para nosotros está cambiando en esta etapa. Por eso es válido para todos los procesos de cambio pero yo voy a hablar en la cuarentena. Y lo que les quiero compartir de esto y lo que me parece valioso de todo esto, es no solamente identificar las fases del cambio sino ¿qué puedes hacer en cada una de las fases del cambio?

Como les decía, en estos momentos estamos o en esta etapa de transición. Estamos disolviendo esa vieja identidad y esa persona que tú conocías, con esos hábitos, con esa rutina, con esa seguridad, estás en proceso de soltarla y vamos a abrir una nueva. Entonces, ¿qué otras cosas suceden en esta etapa? Bueno, en esta etapa, a parte de la negación, puede venir toda la parte emocional de ignorar nuestros sentimientos, de luchar con ellos. Tratar de, lo que les decía, aferrarme a lo anterior y ahí viene esa etapa que les decía de negación.

Pero todo esto lo que hace realmente es que esta fase de transición sea mucho más larga y por supuesto mucho más dolorosa. Mientras más nos aferremos a lo viejo, a lo que ya pasó o ir regresando a esa vieja identidad que estaba, como les repito, con todas esas acciones que hacíamos día a día, lo que hacíamos repetidamente, más difícil va a ser poder avanzar e ir a la siguiente fase.

Entonces, ¿qué hacer en esta fase de transición? cuando todo es incierto, cuando estamos soltando esa esa vieja identidad y estamos tratando de hacer espacio a la nueva. La primera: vivir un día a la vez o 10 minutos a la vez o 1 minuto a la vez. Vivir el presente. Enfocarnos en lo que estamos sintiendo y lo que está pasando hoy, sin necesidad de ir constantemente de voltear hacia atrás y ver el retrovisor. Pero tampoco enfocarnos  y preocuparnos por lo que va a pasar mañana. Simplemente encargarnos de vivir y experimentar un día a la vez.

Y yo esto lo veo tal cual fue lo que me pasó a mí. Pasé por la negación. Pasé por minimizar la situación. Creo que, a la semana más o menos, a los 9 días fue mi primera crisis. En verdad, pasé por todo esto. Y una de las cosas que más me funcionó fue esa: “Karina, no te preocupes por lo que ya fue, lo que dejaste, las oportunidades que se perdieron, enfócate en vivir un día a la vez.”

Y otra cosa para hacer, al segunda cosa para hacer en esta etapa, es por supuesto, cuidarte, cuidarte. Nosotros necesitamos enfocarnos (y está relacionado con vivir en el presente) en cuidarnos de manera física y psicológicamente. Cuando estamos en esta etapa y de eso, entiéndase cualquier cosa que te ayuda porque a cada una de nosotras va a ser algo distinto. Las que me siguen en Instagram saben que a mí me dio por hacer experimentos. Esa fue como mi forma de, yo inmediatamente  me refugié en eso, estar con mis hijos  y tener tiempo de calidad con ellos.

Eso me hacía desconectarme, esa fue mi forma de desconectarme y vivir el presente con ellos. Puede ser desde hacer ejercicios, meditar, desde simplemente descansar y quedarte en tu cama unos días sin pensar en nada.  Todo aquello que te haga bien y que te haga sentirte que te estás cuidando y taking care of yourself, loving yourself: amándote, cuidándote. Es súper importante también en esta etapa.

La tercera cosa que podemos hacer en la fase 1 de transición es hablar, es comunicar. Incluso con las personas cercanas. No estoy hablando solamente de especialistas que también es súper valido aquí, un psicólogo, un coach o  algo, pero simplemente hablar. Tratar de poner en palabras lo que estamos sintiendo. Tratar de desahogarnos, tratar de buscar a esas personas que son parte de tu sistema de soporte que sabes que no te van a juzgar, que están ahí para ti y simplemente desahogarte.

De sacar todas esas cosas que están en la cabeza que muchas veces nos están trancando y no nos están ayudando a fluir. Definitivamente hablarlo es una ayuda enorme y también aquí me incluyo porque si no hubiese sido por esas amigas espectaculares que me escucharon y que nos escuchábamos entre todas mutuamente, sin duda hubiese sido distinto.

La cuarta cosa que podemos hacer y va a parecer súper tonta es: siente tus emociones, tan sencillo como eso. “Yo estoy brava, no puede ser que me esté pasando esto a mí”, hazlo, vive y siente tus emociones. ¿Estoy triste?, vive tu tristeza. ¿Estoy frustrada? vive tu frustración. La manera en que nosotros vamos a poder manejar nuestras emociones, es atravesándolas, es sintiéndolas. Pero lo que no podemos hacer en este tiempo, en esta etapa, es negarlas.

Es negarlas y decir que no está pasando nada: “todo está bien. Todo está perfecto.” Cualquier persona que pase por un cambio va a tener una montaña rusa de emociones. Por lo menos así lo llamo yo, porque me pasaba así: en la mañana estaba súper entusiasmada, después al medio día estaba triste, después en la tarde estaba brava. Es una montaña rusa de emociones que si nos permitimos sentirlas y vivirlas, vamos a poder sanar. Vamos a poder soltar y vamos a poder seguir adelante mucho más fluidas que si las ignoramos y retenemos.

Resistirnos a sentir nuestras emociones no nos va a ayudar. Al contrario, nos va a hacer arrastrar esa bola hasta que todo explota y es mucho peor. Entonces, en esta etapa es importante (sobretodo las que somos control freak  si se sienten identificadas algunas), en esta etapa no hay mucho para hacer. Aquí les dije puntualmente cada una de las cosas y son cosas bastantes sencillas. Es más una etapa para vivir, para sentir. Más que controlar es una etapa para confiar en el proceso que estás empezando a vivir y apenas es el comienzo de ese proceso de cambio. Por eso lo llamé el proceso de transición. Entonces, dejar de hacer, confiar y sentir, esas son como las palabras claves de esta fase.

Entonces, vamos a la segunda fase. La fase dos que es la aceptación y sería como la aceptación de un nuevo normal. Un nuevo normal que vamos a empezar a vivir nosotros a partir de ahora. Sucedió algo, pasamos por toda esa etapa emocional y de sentir nuestras emociones y tratar de soltar ese viejo yo y abrirle espacio al nuevo. Para poder abrirle espacio al nuevo, necesitamos ese nuevo normal. Y ojo, mucho cuidado con esto, porque ese nuevo normal no tiene nada que ver con conformarme. No lo confundan. No es conformismo. Es simplemente saber que hubo un cambio y que ahora yo voy a tener que crear esa nueva identidad, con esas acciones que voy a ir haciendo todos los días.

Y si ponemos el ejemplo de la cuarentena, el nuevo normal son esas rutinas y esas cosas que empezamos a hacer en la cuarentena. Y después de la cuarentena, va a existir otro nuevo normal. Que lo hablaba el otro día con otras mamás. El pensar que van a quitar todas las medidas y que va a ser todo normal, no. Va a ser un proceso donde vamos a tener que acostumbrarnos a salir con las máscaras, a tener súper cuidado y ser súper prevenidos con las manos, las reuniones de grupos de muchas personas tampoco se van a poder etc., etc. Es un nuevo normal.

Es muy importante que empecemos en esta etapa a escucharnos y a crear esas nuevas acciones, pequeñas acciones. Porque esta fase todavía no es de grandes acciones sino de pequeñas acciones que nos van a ayudar a adaptarnos y a crear ese nuevo normal. Esta es la parte donde nuestro instinto definitivamente es protagonista.

Es la parte donde esa parte más poderosa de ti, esa voz más poderosa de ti que conoce que tú eres capaz de salir, de afrontar todos esos problemas, y las que leyeron mi libro la magia de crear en ti es Clara, yo la llamo clara que es esa parte de mí que quiere lo mejor. Que me ayuda a salir de mi zona de confort. Que confía, que es súper segura versus la otra que yo la llamo Cleo, que es como esa parte que quiere que me conforme. Que me quede en la zona de confort. Así las llamo yo.

Imagínate que tienes al angelito y al diablo; tu yo que quiere lo mejor para ti siempre te va a aconsejar cosas para que do your best y la otra que va a hacer que te quedes abajo, como que no te permite volar. Aquí en esta etapa, a ese angelito, a esa vocecita, tienes que subirle el volumen al máximo porque ella es la que te va a dar instrucciones sobre cómo reorganizarte, cómo empezar de nuevo, cómo construir. Cómo empezar a construir en esos pedazos de esa vieja identidad que teníamos, empezar a construir, a partir de ahora, algo completamente diferente.

Y es cuando te das cuenta que hay muchas cosas que no puedes cambiar, que no están en tu  control. Que quedarte en esas cosas que no puedes controlar más bien te van a hacer daño y es cuando comienzas a ver y estás en esa disposición, estás abierta a escuchar y hacer cosas nuevas.

 Yo creo que uno sabe cuando esta empezando esta fase dos. Cuando empiezas como a tener ese entusiasmo de nuevo. Cuando empiezas a imaginarte esa nueva vida que estás creando. Por lo menos a mí, esto me pasó en el día 15 aproximadamente, cuando ya como que empecé otra vez que de hecho en el día 15 de la cuarentena, nació este podcast. Yo dije: “bueno, solté lo viejo” empezó ese entusiasmo y dije: “¿sabes qué? esta es la oportunidad para hacer algo nuevo, algo que había querido hacer y que no hice por X o Y razón, este es el momento de hacerlo.” ahí fue cuando yo dije ya estoy saliendo de esa etapa de cambio.

En esta etapa, te estás convirtiendo literal en una nueva persona. Estás tratando, desarrollando cosas nuevas. Vas a sentir curiosidad por hacer cosas nuevas o como me pasó a mí, decir: “¿sabes qué? ¿por qué yo no había hecho esto? quiero hacerlo ahora.” y te decides a hacerlo y bueno como que se comienza a reordenar todo

Entonces, ¿qué hacer en esta etapa? Pequeñas mejoras. Encontrar pequeñas acciones que van a comenzar a reordenar o reestructurar tu vid, tu nueva vida. Hacer pequeñas acciones que hagan de esa transición, porque ahorita no salimos completamente sino que estamos empezando. Son pequeñas acciones, pequeñas cosas que hagan tu vida más feliz. Cosas que te gusten; les pongo el ejemplo del podcast: quería hacerlo, lo disfruto y lo hago y lo quise hacer en esta etapa.

También es un proceso de mucha autorreflexión porque obviamente al soltar lo viejo y abrazar lo nuevo, va a haber mucho por hacer. Entonces, esa parte de escucharnos, de reflexionar, en esta etapa, escribir es buenísimo. Esa es otra cosa que podemos hacer. Empezar a escribir, agarrar papel y lápiz, registrar lo que nos está pasando es muy muy, por lo menos a mí me ayudo muchísimo.

Otra cosa que es importante hacer acá es no juzgar. Mientras estamos en ese proceso de aceptación es importantísimo que ni juzguemos a la situación ni nos juzguemos a nosotras mismas por lo que estamos haciendo con ella. En lugar de juzgar, súper importantísimo ser súper compasivas con nosotras mismas. Mucho amor en este proceso y saber que no es el fin. Simplemente es el comienzo de una nueva etapa en nuestras vidas.

Y otra cosa para hacer que me encanta es soñar despierta. Hacer el ejercicio en esta etapa de imaginarnos una nueva vida. Imaginándonos haciendo cosas nuevas y como les decía en otro episodio, es una oportunidad. Verlo como una oportunidad de hacer todas esas cosas que no nos habíamos atrevido a hacer, tal vez de decirle que sí a eso que queríamos hacer desde hace tiempo.

Imaginarnos esa nueva vida, es un buen momento también para craft esa visión o armar esa visión de quien queremos ser. Quién queremos ser no solamente después de esta crisis sino durante esta crisis y cualquier cosa que salga de ahí, va a ser válida porque estamos conectadas con nosotros y estamos en ese proceso de aceptar tal cual. No solamente la situación sino también nosotras mismas.

Fase tres: nuevas bases, análisis y preparación. Es como que ya salimos de esa parte de aceptación y entramos ya en un poquito de amarnos más. Y para aquellos que somos control freak, bueno yo no soy tan control freak pero que nos gusta como tener las manos a la obra todo el tiempo. Esta fase es así como: “¡Sí! ya llegó. Voy a accionar. Voy a  empezar a accionar.”

Por lo menos para mí fue así como un alivio enorme y dije: “bueno, ya voy a agarrar papel y lápiz y voy a empezar a hacer horarios.” Empecé a escribir en que me iba a enfocar. Para mí, esta fase es un momento de diseño y esta fase para mí, es la fase donde la creatividad esta a flor de piel.

Es como si estás escribiendo en una hoja, te arrancan la hoja, primero te quedas como que entendiendo que es lo que te está pasando: “me la quitaron, bla bla bla.” y como esta etapa es la de: “ah, bueno tengo otra hoja. Tengo otro lápiz. Todo está en blanco. Voy a empezar a diseñar.”

Entonces, como que todo está en blanco. Aquí es donde la creatividad va a flor de piel. Por lo menos a mí me  pasó claramente. Fue así donde: “voy a escribir. Voy a hacer esto. Me encanta esto. Mira este pensamiento, ta ta ta ta.” Entonces, tener papel y lápiz y empezar a registrar todo eso que nos está pasando y abrir los espacios para hacer esto es súper importante.

Aquí es donde es importantísimo y es algo que les comenté en otros episodios, definir nuevas prioridades, de reordenar, de ajustar, de hacer nuevos planes. A lo mejor poner en pausa, algunos y retomar otros. Esta es la fase de preparación y de análisis y de comenzar a prepararnos para accionar.

También es importante con decir nuevas bases porque es importante que nos tomemos el tiempo también de analizar, de decir: “mira, ¿cuál es la situación actual? ¿qué pasó? ¿con qué estamos? ¿qué recursos tenemos en este momento?” Para que a partir de ese reajuste, de ese replanteamiento,  de esas nuevas bases, entonces podamos tener una base solida o medianamente sólida para impulsarnos para la próxima fase.

Y la próxima fase la llamé la fase de acción imperfecta o de experimentación y es la fase donde ya empezamos a accionar más conscientemente y es la parte de implementación de este proceso de cambio que estamos viviendo. Es la fase donde pasa de ser una idea de tener el podcast, a lanzar el podcast.

Es la fase donde pasas de sentirte motivado, inspirado y ser creativo, a simplemente tomar acciones concretas y constantes para construir esa nueva vida que quieres vivir, para construir esa nueva experiencia, a empezar a definir esas acciones que nos van a ser que esa visión que tenías en mente, que hiciste en la fase dos, se haga realidad.

Y lo importante de esta fase es y por eso la llamé acción imperfecta y de experimentación porque al estar en una nueva identidad y al estar en una nueva etapa de nuestras vidas, no necesariamente todo va a ser correcto, al contrario y cuando estaba creando estos patrones, me fui no solamente a lo de la cuarentena sino más allá. Por lo menos, la transición  de la maternidad o la transición de cambio de carrera; que simplemente dejé de hacer algo que venía haciendo por 15 años y decidí ser coach, estudiar coaching y hacer de eso ,una nueva carrera.

Este tema de la acción imperfecta y la experimentación es clave, porque aquí nos estamos volviendo a conocer. Nos estamos volviendo a conocer, aquí en esta etapa, porque estamos empezando a hacer cosas que nunca habíamos hecho antes. Y cuando empezamos a hacer cosas que nunca habíamos hecho antes, no es perfecto. Pero es mil veces mejor que tomemos acciones imperfectas, que nos equivoquemos, que aprendamos, a simplemente decidir no accionar y no hacer nada y aquí también otra palabra clave que hay aquí para mi es la perseverancia.

Porque al saber que en esta fase todo es experimentación y les puedo poner un ejemplo sencillo que es el de las rutinas de la cuarentena. Yo empecé con un plan de rutinas y hábitos de la cuarentena que he cambiado ya tres veces, porque no me funcionaba. Y eso es importante que lo abracemos; esa acción imperfecta pero al final es acción. Porque de cada ensayo, de cada experimentación, y si lo vemos como un gran experimento va  a ser mucho mas fácil, porque de todo vamos a aprender.

Porque son cosas totalmente nuevas que estamos haciendo en esta etapa y si nos vamos al ejemplo de la cuarentena, esto es nuevo para todas, para todas nosotras. Entonces, el tener esa mente, ese mindset de experimentación, siento que nos va a ayudar muchísimo. Y también que el perseverar es clave, el equivocarme y decir: “bueno, voy adelante. Sigo adelante. Sigo, persevero. Voy aprendiendo y sigo trabajando en función de seguir transitando esta etapa y seguir viendo este cambio.”

Entonces, ¿qué hacer en esta etapa número 4?, en esta fase 4 de acción imperfecta, ¿qué es lo primero? pues hacer tu plan de acción imperfecta. Hacer tu plan de acción imperfecta de lo qué vas a hacer para poder llegar a esa visión, para poder llegar a hacer eso que tú quieres hacer. Segundo, por supuesto, seguir trabajando, seguir intentando. Incluso, cuando esas cosas que empezaste a hacer o iniciaste no funcionan. El tema de la perseverancia es súper importante. Pero seguir trabajando en tus sueños, seguir confiando en esa visión, seguir confiando en tus capacidades, para lograr eso que te propusiste que querías lograr.

Y el otro paso que sería el cuarto paso sería seguir depurando, seguir implementando, seguir aprendiendo, seguir mejorando ese plan hasta que funcione y confiar que eventualmente va a ser así. Tomarnos el tiempo de evaluar Por ejemplo que les decía de los hábitos y el schedule del horario que había hecho con mis hijos y con la familia: “este no funcionó. Bueno, vamos a hacer otro. No, bueno vamos a intentar hacer otro. No, me voy a sentar con mi esposo, mira sabes que esto no está funcionando vamos a hacer otro, ah  bueno vamos a hacerlo de esta manera” y así tener ese tiempo y tomarnos la pausa between actions, entre esas acciones que estamos tomando para evaluar y medir si lo que estamos haciendo está funcionando o no está funcionando.

Y por último la fase numero cinco es la fase de despegue. La llamé despegue. Es la fase donde finalmente creamos ya esta nueva identidad porque ya en la fase 4 accionamos, tenemos nuevas rutinas, tenemos nuevos planes, experimentamos muchísimas cosas y esas acciones crearon una nueva identidad se acuerdan que hablamos que la identidad es simplemente esas acciones repetidas que hacemos una y otra vez. Bueno, en esta etapa cinco ya esa identidad está creada, porque en la fase tres comenzamos a accionar en la fase cuatro finalmente pulimos y experimentamos todas esas cosas y esta fase cinco seria la recompensa es el momento en donde esta nueva identidad nació y ya esta formada ya esta mas segura y nos sentimos precisamente así. Nos sentimos confiadas, nos sentimos mucho más seguras, nos sentimos poderosas. Por esas experiencias que vivimos, nos dimos la oportunidad de vivir esas experiencias

Y ahí es donde viene lo que también les digo muchas veces la confianza no es dar ese primer paso no esperar a cuando de el primer paso sentirme segura. Al contrario, me voy a sentir segura cuando de esos primeros pasos. Es en la acción, es en la experimentación donde voy a crear esa confianza en mi misma, donde voy a confiar en mis capacidades para sobrepasar y llevar todos los cambios

¿Qué hacer en esta etapa o fase cinco de despegue? Simplemente agradecer, disfrutar, ayudar a otras personas. Si ya yo atravesé este cambio y lo viví ¿por qué no ayudar a otras personas a hacer este cambio?  Es también lo que me pasó a mí. Y seguir por supuesto creciendo y mejorando. Ya estoy confiada, ya tengo una nueva identidad, siempre voy a  seguir buscando como ayudo, como sigo creciendo, como sigo mejorando, como sigo aportando con esto que estoy haciendo.

Bueno, esas son las cinco etapas del cambio y quería cerrar este episodio número 7 de metamorfosis de la cuarentena o las cinco fases del cambio de cómo podemos lidiar con el cambio compartiéndoles un pensamiento que para mí es importante que lo sepan con todo esto. No podemos atribuir nuestra felicidad a nuestra identidad. No atribuyas la felicidad a tu identidad porque si hay algo constante en esta vida es el cambio. Nuestra seguridad y nuestro poder de fluir poderosas radican en nuestra capacidad de reinventarnos y sobrepasar todos los cambios y obstáculos que encontremos en nuestras vidas.

Somos mucho más grandes que los cambios. Somos mucho más grandes que esas cosas que hacemos todos los días, así que confíen en su fuerza, confíen en su capacidad y su poder para sobrepasar cualquier cosa difícil que puedan vivir en su vida. Les mando un abrazo enorme.




Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

El poder de la Autenticidad con Yael Bern

octubre 15, 2021

Bienvenida a Valienta, Yael. De verdad es un honor por supuesto para mí tenerte aquí y bueno, esta conversación que hemos tenido en otras ocasiones pero definitivamente compartirla con otras personas. Así que estoy feliz de que estés aquí.

Ver artículo completo

¿Qué hago con mis miedos?

octubre 13, 2021

Hola, soy Kari Petrovich y esto es Valienta: un espacio para que creemos juntas nuestra versión más poderosa. Bueno, llegamos al episodio 8 de Valienta y hoy quiero hablarles del miedo. El episodio de hoy sería una continuación o la parte II de mi primer episodio de Valienta sobre  los miedos y qué hacer con ellos. 

Ver artículo completo

Mis finanzas personales con Truelany Guerra

septiembre 17, 2021

Hola, soy Kari Petrovich y esto es Valienta: un Podcast para que creemos juntas nuestra versión más poderosa.

Ver artículo completo