Cambia tus resultados cambiando la historia que te cuentas a ti misma

Dentro de nuestras cabezas vive una narradora que está siempre hablándonos y con la que tenemos diálogos constantemente.

Estas conversaciones o historias que nos decimos a nosotras mismas día tras día son muy importantes porque ellas determinan nuestra manera de pensar, cómo nos sentimos, cómo actuamos y por supuesto nuestros resultados.

Muchas veces estas historias nos posibilitan y son nuestras mejores aliadas cuando nos decimos cosas como: “yo puedo hacer esto”, “lo hiciste bien” “voy avanzando” “¡que linda estás!”.  Estas son conversaciones que nos empoderan y nos abren el camino construir eso que queremos.

Pero, lamentablemente, con demasiada frecuencia no elegimos tener este tipo de conversaciones con nosotras mismas y son más frecuentes cosas como: “que tonta que eres” “como se te ocurre decir eso” “nunca vas a lograrlo” o la clásica “que gorda y fea estás”. ¿te suena familiar?

¿Hoy cuántas veces te has criticado, juzgado, burlado, o has sido cruel contigo misma? Ahora piensa en el impacto que esto tiene en tu estado de ánimo, en tu autoestima, en tu curiosidad y voluntad de asumir riesgos, en tu constancia, o en tu manera de enfrentar los retos.

Al creernos este diálogo y darlo como cierto, estamos dejando de ver posibilidades que nos lleven a lograr los resultados que queremos. Limitan completamente nuestro rango de acción. Sólo tendremos disponibles las acciones que nos permitan ver estos pensamientos.

“Cambia tus pensamientos y cambiará tu mundo”

Tómate ahora unos minutos para revisar esos pensamientos.

¿Estás siendo tu mejor amiga o tu peor enemiga?

¿Qué puedes hacer para intervenir en tus conversaciones? ¿Cómo puedo convertirme en mi mejor mentora?

1.- Identifica tu historia

El primer paso para cambiar una historia limitante es identificarla. ¿Qué historia te estás contando?

Quizás es que nunca te salen las cosas bien, que nunca ganarás más de una cierta cantidad de dinero, o tal vez es que eres demasiado tímida para hablar en público. Tal vez piensas que nunca te podrás ganar la vida haciendo lo que amas o que no eres lo suficientemente buena como para tener éxito.

Todas estas cosas son historias. La diferencia entre tú y las personas que logran lo que quieren son las historias que se cuentan.  Cambiar esa historia es uno de los pasos más importantes para cambiar tu vida.

2.- Cambia tu historia

Ahora que ya la identificaste, ¡tienes que crear una nueva! 

La idea de esto es que cada vez que te encuentres de nuevo escuchando la historia anterior, puedas de inmediato contarte la historia nueva que te va a llevar a lograr los resultados que quieres. Busca algo inspirador, que te motive y que te posibilite salir de donde estas hoy y te lleve a dónde quieres estar mañana.

3.- Nada cambia sin acción

Una vez que empieces a identificar y cambiar tu historia te irán apareciendo acciones que antes no tenías disponibles, que no podías ver.  Es aquí cuando realmente empiezas a ver ¡la magia suceder!

El cambio comienza cuando empiezas a hacer lo que antes no creías que podías hacer. Cuando veas y tomes las oportunidades, cuando te atrevas a hacer cosas distintas para obtener los resultados que quieres.

Para poder hacer esto necesitamos salir del modo piloto automático y estar muy conscientes y presentes en lo que nos pasa.

Esto no quiere decir que de la noche a la mañana tendrás todo lo que quieres, sin embargo, serás capaz de reconocer las oportunidades que te llevarán ahí.

Tomar pequeños pasos todos los días en la dirección correcta te llevarán a  lograr los resultados que quieres. 

Y no te sientas mal si vuelves a tu vieja historia. Es la capacidad de seguir avanzando lo que te llevará a lograr tu objetivo.

Te invito a que pongas estos consejos en práctica por una semana y que midas los resultados ¡Me encantará escuchar tus experiencias!

Y recuerda: cuéntate esa historia en la que quieres estar, la única que te esta impidiendo lograrla eres tú.

¡Un abrazo!

Kari

 

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published