Cómo educar un niño feliz. 7 cosas para tener en cuenta

La crianza sin duda es uno de los temas más buscados por los padres porque me atrevería decir que para la mayoría, su bienestar es nuestra prioridad número uno.

Ciertamente por eso hay toneladas de información sobre el tema con distintos
puntos de vista, estudios, formas y maneras de hacer a nuestros hijos más inteligentes, más seguros, más creativos, más saludables, más independientes , más exitosos, entre otros. Para mí es muchas veces un poco abrumador.

Pero ¿qué hay sobre educar niños felices?

“Los niños que son felices son más propensos a que se conviertan en adultos exitosos, seguros y satisfechos por el logro de sus objetivos”.

Partiendo de esta afirmación ¿qué herramientas podemos enseñarles a nuestros hijos para que sean niños felices?

Entre todos los estudios científicos, recomendaciones y opiniones de psicólogos, pediatras y educadores, aquí les comparto las que me hicieron más sentido y tratamos de incorporar en nuestro día a día:

1. Empieza por ser feliz tú

¿Cómo podrías hacer feliz a otra persona si tu no estas feliz?
Lo feliz que eres afecta directamente lo feliz que tus hijos están.
Si tú estás bien, ellos estarán bien.

Lo que me lleva a la pregunta, ¿qué puedo hacer para ser una versión más feliz de mí? Las respuestas pueden ir desde salir de vacaciones o hasta tomar mas tiempo para hacer lo que más te gusta.

Lo importante es que puedas sonreír más y puedas contagiar a tus hijos y a los que están a tu alrededor con esta alegría =)

2. Enseñarles a construir relaciones

Nuestra vida se basa en las relaciones que tenemos, y la calidad de esas relaciones son un factor determinante en nuestra felicidad.

Desde muy pequeños podemos enseñarles a hacer pequeños actos de bondad con otras personas, a ponerse en los zapatos de los otros, a escuchar y construir empatía con las personas que los rodean.

3. Enseñarles a comprender sus emociones

Una forma simple de hacerlo es primero ayudarles a identificar lo que están sintiendo, luego nombrar la emoción y después validar que lo que están sintiendo está bien (aunque puede ser que el comportamiento que esa emoción trajo como consecuencia no lo sea).

4. Felicitarlos por su esfuerzo

Enseñarles desde pequeños a desarrollar una mentalidad de crecimiento y no una mentalidad enfocada en el resultado final. A que el esfuerzo y el trabajo duro llevan al éxito y al logro de sus objetivos.

A no tener miedo a equivocarse y enseñarles que sus errores los hacen fuertes y que son parte del aprendizaje. Esto los ayudará a manejar las situaciones difíciles que van a enfrentar a lo largo de su vida.

5. Enseñarles a ser optimistas

Hablarles y mostrarles el lado positivo de las cosas y situaciones.
Incorporar en el día a día pequeños hábitos que los ayuden a ser agradecidos con lo que tienen y lo que son.

Todas las mañanas, desde que Bruno era bebé, nos asomamos en la ventana y damos gracias por el día que comienza. Al principio sólo me observaba, ahora es el quien me recuerda nuestro ritual, alza las manos y da las gracias todos los días.

6. Comer. JUGAR. Dormir. Repetir.

Los niños son los mejores científicos y exploradores. Jugar es su forma de descubrir el mundo. Por eso es tan importante dejarlos jugar libremente (sin estructura) y al aire libre.

Jugando están estimulando su creatividad e imaginación, aprenden a trabajar en equipo , a compartir , a negociar , a resolver conflictos , a regular sus emociones y hablar por sí mismos.

7. All you need is Love

Y la más importante es darles todo el AMOR del mundo sin condiciones.

Al final tu eres lo más importante en la vida de tus hijos. Tu amor, tus risas, tus juegos y la conexión que construyes con ellos todos los días es el regalo más grande que jamás podrás darle para que esta primera parte de su historia sea feliz. Haciendo esto estas contribuyendo a que existan altas probabilidades que el resto de su vida lo sea.

 Un Abrazo

Kari

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published