Está bien tener metas pero es esto lo que realmente te hará lograrlas

Dime a ver si esto te suena familiar: hiciste tus metas, las escribiste, hiciste todo lo que en teoría tenías que hacer pero está casi terminando el año y sólo tachaste unas pocas.

¿Por qué pasa esto? ¿Por qué hay tantas personas que establecen metas pero al final de año no las cumplen? ¿Por qué sólo pocas logran lo que se proponen?

La respuesta es: SISTEMAS

Ponerte metas solamente no es suficiente, necesitas crear sistemas que te acompañen en la ejecución, si no se quedan sólo en el papel siendo sólo un deseo.

La primera vez que leí sobre esto fue en "Cómo fracasar en casi todo y aún ganar en grande", de Scott Adams que dice:

"Una meta es un objetivo específico que logras o no logras en el futuro. Un sistema es algo que haces de manera regular que aumenta las probabilidades de felicidad a largo plazo. Si haces algo todos los días, es un sistema. Si estás esperando lograrlo algún día en el futuro, es un objetivo".

Por ejemplo:

Si eres corredora, tu objetivo es correr un maratón. Tu sistema es tu horario y cantidad de horas de entrenamiento para el mes.

Si eres emprendedora, tu objetivo es construir un negocio que te genere $10,000 al mes. Tu sistema es tu proceso de ventas, estrategia de marketing y planificación de tu tiempo.

Escribir mi libro en 6 meses era mi objetivo. Mi sistema fue comprometerme a escribir 3 páginas al día y dedicarle 3 horas de mi completo POWER FOCUS -gracias a eso lo logré-(¡ya estamos en cuenta regresiva para le lanzamiento!)

Se trata tener METAS pero también de crear SISTEMAS, los dos juntitos de la mano trabajando juntos. No son nada el uno sin el otro.

 

METAS + SISTEMA= RESULTADOS

Comprometerte a tu sistema es lo que realmente te va a llevar a lograr tus metas.

En pocas palabras es diseñar lo que necesitas hacer todos los días para acercarte paso a paso hasta donde quieres.

Es todo sobre el proceso y no sólo el “a dónde”.

Un sistema hace que tu objetivo sea real. Sea concreto. Te pone en movimiento desde el día 1. Te ayuda a centrarte en las ganancias a largo plazo, en lugar de las ganancias a corto plazo.

“Las campeonas no se hacen el día que reciben la medalla, se hacen en los ensayos, en las horas de entrenamiento, en las caídas y en la práctica”

 Aquí algunas recomendaciones para comenzar a acompañar tus metas con sistemas:

  • Comienza cualquier cosa con un objetivo claro y concéntrate en el sistema que vas a crear para lograrlo.
  • Si tu sistema de trabajo actual no funciona o no te está dando los resultados que quieres comienza a hacer cambios, crea nuevas rutinas y sistemas de trabajo. Ejemplo: La cantidad y horas que le estás dedicando al marketing y estrategia, ¿cómo lo estás haciendo?, ¿Qué nuevas cosas podrías intentar? ¿Quién podría ayudarte a elevar tu nivel?
  • Concéntrate en el progreso incremental y la consistencia no en la cantidad o lo rápido que haces las cosas.
  • Hacer una rutina diaria o semanal de trabajo puede transformar tu vida, más que luchar por un objetivo abrumadoramente grande sin una rutina consistente para lograrla.

Comienza a enamorarte de los sistemas

Los objetivos son buenos para planificar tu progreso y los sistemas son buenos para EJECUTAR el progreso.

Los objetivos pueden proporcionar dirección e impulso pero comprometerte con el proceso es lo que hace la diferencia.

 ¿Qué sistemas vas a comenzar a crear desde hoy para que sean los habilitadores de tus metas?

Un abrazo grande,

Kari

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published